?

Log in

No account? Create an account
November 2009   01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30
guaufondo

Érase una vez que se era...

Posted on 05.03.08 at 21:12
Current Location: Sevilla
La azotea está: cuentista
Agudizo los sentidos y capto : Sambomaster - Seishun Kyousoukyoku

Vuelvo a escribir desde mi azotea, para contaros lo que sucedió en la medianoche del 31 de diciembre de 2007, en la primera nochevieja que paso sobrio desde 1996 y que las generaciones venideras recordarán bajo el lema de “Nunca máis sin Freixenais”.

Ante la pobre perspectiva alcohólica que nos ofrecía el devenir de los acontecimientos, mi amada historiadora y yo, nos dispusimos a narcotizar a un diablillo, con mucha balsa, de cuatro palmos de alto, con cuernos, rizos, dientecillos blancos y afilados y olor a galleta sulfurosa. Lo que los científicos y parapsicólogos denominan, “ninia shica de 32 meses”.

La idea, era conseguir un sueño rápido y limpio de la víctima; pero por desgracia, el servicio de catering del banquete, gastó todas las drogas en la empanada de atún; detalle este que explicaría la … esto… eeeeh… maravillosa textura y agradabilísimo sabor de la masa (que sí, que sí, historiadora mía, que te salió muy rica ¬¬ )

Como la Química nos había dado la espalda, encomendamos nuestras almas y el descanso de esa maravillosa ninia-monio a la Literatura de toda la vida. Pusimos nuestros cerebros en Rewind (brrrrrrr) y le empezamos a contar a la par este maravilloso cuento:(bueno, mi historiadora hacía honor a su nombre contando el cuento; yo solo decía y pensaba tonterías… haciéndome honor a mí mismo, claro)


“Érase una vez que se era, una niña de cabellos rizados y dorados a la que todos conocían como Ricitos de Oro... ”
¬¬ ( joder, vaya como son en los pueblos para poner motes, no se estrujan poco la cabeza…)
“[...] Ricitos de Oro iba por el bosque sola…”
¬¬ (si, tu dale malas pautas de comportamiento a la ninia, que vague por los campos de dios!!) Oye y porqué iría sola?
^^ Pues no sé, la verdad que no recuerdo.
¬¬ Tiene pinta de ser un fallo de raccord o algo así.
“... en fin, iba por el bosque dando un paseito, cuando, de repente, se encontró con una casa muy boniiita y pensó Ricitos de Oro, que era muy curiosa: pues voy a echar un vistazo a ver quién hay en la casita. Entonces entró, y se dio cuenta de que no había nadie y empezó a curiosear por la cocina. En la cocina, había tres sillas, una grande, una mediana y una pequeñita y delante de cada una un tazón con sopa. Como Ricitos había andado mucho, tenía hambre y decidió comer de los tazones. Primero probó del grande, pero la sopa estaba tan caliente que casi se quemó el gaznate, después probó suerte con el pequeño, pero estaba tan frío que sabía fatal. Entonces probó del mediano y estaba en su punto y se tomó el tazón entero de sopa.
Después de tanto comer, a Ricitos de Oro le entró sueño y se fue hacia el dormitorio, donde encontró tres camas: una grande, una mediana y una pequeña. Primero se metió en la cama pequeñita, pero era tan pequeñita y tan endeblita que del peso de Ricitos, se rompió. PUM! Decidió, entonces, probar con la cama grande, pero era tan grande que…”
¬¬ Vale, entiendo que rompiese la cama pequeña, y acepto las distintas temperaturas de, OJO, LA MISMA SOPA; pero, eso sí, la cama grande no tiene pegas. Aunque existe una posibilidad: quizás, la inmensidad del colchón con respecto a su tamaño la hizo sentir como una gota de agua en el océano y le recordó lo insignificante que es la vida humana en el contexto del universo infinito produciendo un desasosiego en ella tal que…
“... al final, Ricitos de Oro se tumbó en la camita mediana y quedose profundamente dormida. En esto, que llegaron a la casa los propietarios de la casa: tres ositos que se quedaron sorprendidos al ver la puerta abierta. Alarmados, entraron corriendo y vieron que alguien había comido de su sopa. Muy enfados, siguieron buscando al intruso de la casa, hasta que llegaron al dormitorio y vieron que habían roto la cama pequeña y deshecho la cama grande. En ese momento, Ricitos de Oro se despertó y vio a los tres osos superenfadados y … que… “
¬¬ qué pasaba ahora? Se la comían? Le reñían?
^^ Uy, pues la verdad es que tampoco me acuerdo del final…
¬¬ Ah! Acabo de recordar. Con la venia, señorita historiadora…
" [...] y entonces, del impacto de ver a los tres plantígrados peludos y desbocados, a Ricitos de Oro se le cayeron todos los rizos, quedándose completamente calva y mientras salía corriendo de aquel infierno, sólo podía pensar en que aquella experiencia vital, debería de significar un punto de inflexión en el rumbo de su vida... "


Y hasta aquí, amigos y amigas, el primer capítulo de "La Biografía no Autorizada de Sinéad O'Connor". El resto de capítulos es aún más interesante que este, pero ésa… ésa es otra historia y deberá ser contada en otro momento.


Érase una vez que se era… el primer cuento-post de 2008... que esta niña sigue despierta!? Rápido, más masa de empanada!


Comments:


(Anonymous) at 2008-03-09 19:35 (UTC) (Link)
Te quiero!No se puede tener más arte que mi niño!La ninia-monio no se dormía, la joia!jajajaaja
(Anonymous) at 2008-03-09 20:10 (UTC) (Link)
Que arte tiene este tío!!! Debería ser dueño y señor de todos nosotros/as/us xD
Previous Entry  Next Entry