?

Log in

No account? Create an account
November 2009   01 02 03 04 05 06 07 08 09 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30
La Rosa de los Vientos

Sin tí, sin el hombre que subió una colina ...

Posted on 21.10.07 at 21:13
La azotea está: de luto
Agudizo los sentidos y capto : Pasajes de la Historia





Hoy debería estar dando botes de alegría por la Gran Derrota de la "Pérfida Albión" de Ron Dennis, en el 202 aniversario de la otra gran derrota franco-española de Trafalgar, y sin embargo estoy triste porque este maldito mundo se ha llevado a otro de los buenos.

El que siempre estaba "contento y feliz como una lombriz", mi amigo Juan Antonio Cebrián, el que tanto me ha enseñado, el que tanto me hizo reir, soñar, llorar y disfrutar, el que me hizo entender que hay ciertas cosas que sólo pueden pasar a altas horas de la madrugada, el que me acompañaba desde mi infancia, murió ayer de un infarto de corazón a los 41 años de edad.
¿Por qué los hijos de puta como Pinochet, Stalin o Fidel Castro viven tanto?¿Es algo genético? Si es así, la verdad es que el Hommo Sapiens es un subproducto claramente defectuoso de la evolución de este planeta.

No recuerdo exactamente el primer día que lo escuché en Turno de Noche. Era muy pequeño y mi aversión a la oscuridad me obligaba a dormir con mi madre. Ella, tenía un transistor de un sólo altavoz, que encendía todas las noches, dejándome como único punto de referencia de la realidad, la absorvente luz roja del LED del aparato de radio. Las sombras me rodeaban y se disparaba la imaginación, y en ese momento, él entraba en escena... Como bien dije antes, hay cosas que sólo se pueden experimentar a altas horas de la noche...





Cebrían era periodista pero, sobretodo, un gran divulgador científico e histórico. Te introducía en el mundo del misterio y lo paranormal desde el punto de vista menos sensacionalista. No buscaba audiencias fáciles, ofrecía la verdad y la divulgaba de la mejor forma posible: él empezó a hablar del calentamiento global y del medio ambiente antes de que diesen nobeles por ello, nos mostró los fascinantes enigmas que existían en el mundo de la criptozoología, nos habló por primera vez de los OOPARs, de las serendipias y, sobretodo, tenía el poder de viajar en el tiempo.
Sólo él hacía que te sintieras como uno de esos rudos espartanos en las Termópilas, te transportaba al lado del megalómano Custer Cabellos Largos o te convertía en espectador de lujo de la Última Carga de la Brigada Ligera. Como él mismo dijo en la introdución a su libro "Pasajes de la Historia" :

[...] la historia de los humanos, a pesar de sus contradicciones y desvaríos, bien pudiera recibir nuevas oportunidades. Estudiándola y conociéndola, lo conseguiremos.
Sólo deseo que tanto oyentes como lectores mantengan viva la hoguera de nuestra tribu. Las generaciones posteriores se lo agradecerán. Ese es, como dijo Poe, mi anhelo del porvenir.


Tengo tantas cosas buenas que podría decir de él y tan poca claridad de ideas y talento, que ahora mismo sólo puedo decir que lo echo mucho de menos. Muchos sentimientos y pocas palabras, me da mucha pena pensar que la Rosa de los Vientos se queda muda; en pocas horas y si la vida le hubiese dado una segunda oportunidad, El Cebri hubiera estado delante del micro, otra vez, con esa voz cálida ... Ay! Ahora estamos sin tí


Sin tí, sin el hombre que subió una colina... y bajó con nuestros corazones.


Previous Entry  Next Entry