guautrix (guautrix) wrote,
guautrix
guautrix

  • Mood:
  • Music:

Desde que tuve uso de razón quise ser un gangster...


Definitivamente, hay gente muy rara en este mundo. Desde la azotea tenía una perpectiva muy alejada del mundo, pero mis continuos viajes en bus, me han descubierto una serie de personajes fascinantes. Uno de ellos, de la que hablaré en este post, es la viajera anónima nº 93, a la que a partir de hoy llamaré "Gafacortada"

Ésta, es una mujer que todas las mañanas coge el C2 conmigo; y que viaja tranquila, sin apenas percatarse de que ella es la única que no se ha dado cuenta en el universo, que lleva rajado el cristal izquierdo de sus gafas. Ella, en lo más profundo de su ser, sospecha que algo no va bien con su ángulo de visión izquierdo, está claro, pero parece que todavía no ha dado con la clave. Y es normal, porque para comprobar si existe algún desperfecto en sus gafas, se las quita y entonces todo se nubla a su alrededor y como no ve un carajo (carajillo con doble de wiski) no ve el rayote de las gafas y sigue con ellas puestas.

Pero no creáis que la mujer se viene abajo, que va! Se la ve muy entera y segura. Quizás, demasiado segura... a lo mejor, sólo a lo mejor, son ciertos los rumores que corren sobre ella. Y es que dicen, que en los años 20, cuando residía en Chicago (US), se dedicaba al contrabando de alcohol (contrabando de verdad, no esta mierda de venderle a los niñatos los lotes para las botellonas a escondidas) junto a otros gangsters de postín. Nuestra Gafacortada compartió metralleta y charleston con ilustres como Alfonso Capone alias "Caracortada",  BillyBob "el Judío" (Prepuciocortado) o Paul Aiello "Dospartesdecaféporunadelechecalientespumosa" (Cortado a secas). Desgraciadamente para ella, todo esto se truncó cuando, temiendo por su propia vida, se vió obligada a declarar contra Al Capone. Tuvo que acogerse al sistema de Protección de Testigos y acabó refugiada aquí en España.

No sé si esta historia es cierta, pero detrás de esas gafas quebradas, a veces surge la mirada desafiante y altiva que en su día pudo aterrorizar a la ciudad de Chicago; pero enseguida languidece, y de entre sus dientes se escapa un suspiro ahogado y quedo y se la oye decir :

Desde que tuve uso de razón quise ser un gangster... ahora soy una don nadie y tengo que vivir el resto de mi vida como una gilipollas. ("Uno de los nuestros" - Martin Scorsese)
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic
    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 2 comments